martes, 24 de julio de 2012

Historias de terror - EL DIABLO EN EL ESPEJO

Bueno, aquí comienza mi relato, que le ha ocurrido a un amigo mío. Estabamos todos tomando unas copas en un bar de Oviedo, mi ciudad. Estabamos de risas y bebiendo lo normal, cuando apareció un chaval moreno, de unos 16 años, como nosotros. Pablo, uno de mis amigos que allí se encontraban, le saludó, puesto que eran amigos. Se sentó con nosotros y hablamos durante unas horas....

Al cabo de unas, más o menos, 3 horas, el tema de conversación pasó a ser historias de miedo, puesto que ya había anochecido y nos encontrabamos ahora en un botellón en un descampado. Nos contabamos historias terroríficas y acabamos realmente asustados. Entonces Safías, el chaval gótico amigo de Pablo, dijo que conocía una forma de ver al Diablo. Le escuchamos con, la verdad, una atención de cuando te cuentan un chiste. El procedimiento que hay que seguir es el siguiente: (Textualmente)"En Nochebuena, justamente a las 12 de la noche, el Diablo hace la inspección en la Tierra, la única en el año, así que si queremos verle tiene que ser ese mismo día a esa misma hora. Vete al baño, puesto que es el lugar más propicio para realizar el evento, y cierra la puerta. Enciende 12 velas, al poder ser negras, y situate enfrente del espejo.

Cuando quede poco para que sean las 12, cierra los ojos y situate, como dije antes, enfrente del espejo. Mantenlos cerrados hasta que quede solo una campanada de las doce que debe sonar. En ese segundo verás al Diablo en el espejo" Todos nos lo tomamos a broma, pero David, otro amigo con el mayor valo que he visto nunca, dijo que lo haría sin problema. Estabamos a 20 de Diciembre, así que en cuatro días lo haría, solo pedía que hubiese un testigo, y que sería en su casa. Ese testigo fui yo. 24 de Diciembre, las 23:55. Todo preparado y nadie que nos moleste. Entró David solo, yo tengo mucho miedo a esas cosas. Se cerró la puerta y esperé sentado afuera. Las campanadas sonaron, y yo estaba al acecho de que algún ser estuviese espiando para darme un susto, pero no pasó nada. Suspiré, aliviado, y llamé a Pablo. No contestó.

Atemorizado, abrí la puerta de un golpe, y encontré a David en el suelo, agarrandose el corazón. Y en el aire se olía el inconfundible rastro del azufre. Llamé a la ambulancia a toda prisa y como pude, y se lo llevaron al hospital. Le diagnosticaron un infarto al corazón a causa de un sobresalto, una crisis nerviosa. Yo no pude dormir durante meses, hasta que fui tratado por un psicólogo. Cuando por fin David se recuperó, me dijo a mí sus primeras palabras: "Lo he visto . . . Tengo mucho miedo" Ahora ya he conseguido dormir, pero david no es ya el mismo. Recuperó algo de su vitalidad, pero aún se le nota muy apagado, triste. Dicen que es porque el infarto lo deja a uno mal. No fue eso: fue lo que vió en el espejo. Y estará así hasta que se muera

miércoles, 18 de julio de 2012

Se l’antojao una estrella POR LUIS MELERO

Ciriaco hablaba con ellos siempre que salía a la mar. Con su padre, que nunca pudo ser rescatado del naufragio, y con su hermano Pedro, secuestrado por una ola enamorada mientras faenaba por los lejanos vientos de Canarias. Y, sobre todo, con Paula, desterrada de la vida para que la niña que atesoraba su vientre pudiera vivir.
Ellos le indicaban el rumbo cuando la marejada quería tragarse la barca y también cuando la calma chicha expulsaba la pesca hacia el abismo de Alborán. Aunque no oía sus voces, escuchaba sus consejos en el vuelo de las nubes, en el roce húmedo de la brisa, en el juego de las gaviotas y en la luz que le vestía de sal. Tras escucharles, y sólo entonces, enrumbaba la proa por el derrotero que ellos le marcaban, sonriendo oyéndoles discutir:
-El levante trae chanquetes –decía el padre con el baile de una nube.
-Pero la barca es muy chica –señalaba Pedro con los dedos de la brisa-. Tiene que ir a poniente y rolar al sur.
-Que no vaya tan adentro –suplicaba Paula con el vals de las gaviotas-. Que se quede en la playa y coja coquinas. Mi niña está sola.
-Bueno, vale –concedía el padre con la caricia del sol-; aunque se quede casi en la orilla y sólo bordee el rebalaje hacia poniente, llenará las artes si faena como le enseñé.
Entonces, amparado y guiado por ellos y confiando ciegamente en su juicio, remaba mar adentro tarareando un verdial, siempre el mismo.
Se l’antojao una estrella
a la niña que yo adoro.
Se l’antojao una estrella.
Tengo que coger un globo
y subí’ al cielo por ella.
Si no me la dan, la robo.
Viky, la niña, contaba ya cinco años y no había quien consiguiera impedirle esperar en la playa el retorno de la barca. Con los terrales de agosto y con el relente de noviembre, corría al atardecer a brincar de alegría sobre la estela luminosa del agua mientras su padre apresuraba las paletadas de los remos que le llevaban a su encuentro. Ciriaco la contemplaba desde el bamboleo de las olas, ansioso de poner a sus pies las estrellas de plata que bullían prisioneras en la red.
Faltaban seis días para Navidad y Viky no mejoraba.
“Neumonía”, había dicho el médico con expresión macabra y tez cenicienta. Una semana en su cabecera cuidándola noche y día, sin salir a faenar ni poder, por consiguiente, pregonar el boliche en el mercado con los ojos como focos para poder huir de la guardia urbana si llegaba a requisárselo. Siete días y siete noches atento a los cambios de la cara que ardía bajo el rocío de la nube posada en la frente de porcelana.
Ese día, Ciriaco había comido el último pedazo de mojaba, nada más; ni siquiera había podido comprar un bollo de pan para ensoparlo en aceite. Si no salía a la mar la próxima madrugada, mañana no tendría qué comer y no le importaba, lo peor sería no poder comprar las golosinas que ayudaban a Viky a soportar la fiebre. La niña abrió los ojos y Ciriaco desvió los suyos para que ella no descubriese el manantial de lágrimas.
-¿Van a traerme los reyes la casa de muñecas?
La habían visto en un escaparate durante un paseo por las calles del centro, hacía casi un mes y, en el mismo instante, Viky le rogó que escribiera su carta a los Reyes Magos, para cuya fiesta faltaba mes y medio.
-Es que siempre llego tarde y luego me dices que los reyes no pudieron traerme lo que yo quería, porque lo habían pedido demasiados niños.
Los días que llevaba calenturienta en la cama no había parado de nombrar la casa de muñecas en su delirio.
-¿Me traerán la casa de muñecas? –repitió Viky.
El juguete estaba tan lejos del alcance de Ciriaco como subir al cielo a robar una estrella. Tenía que salir a la mar inmediatamente, por si todavía ocurrían milagros. Tocó la frente de nácar y puesto que la fiebre no era demasiado alta, suplicó a la mujer del pescador que vivía al lado que velara a Viky.
Empujó la barca por el rebalaje.
-No salgas –le dijo el padre con el escalofrío de la niebla-. Nunca encontrarás el rumbo del regreso a la playa.
-Déjate de locuras –le aconsejó Pedro con el peso de la bruma azabache.
-¿Qué será de mi niña si no vuelves? –gimió Paula con el cuchillo helado del aire.
-Dejadme, sombras, dejadme que conquiste la mar –suplicó Ciriaco a la noche mientras entonaba el verdial entre el castañeo de sus dientes: “Se l’antojao una estrella a la niña que yo adoro...
Tres horas más tarde, había perdido el norte. La niebla era una esfera sólida que le ocultaba el brillo del firmamento y las luces familiares de la costa, un muro impenetrable que le forzaba a remar en círculos sin advertirlo, y la red permanecía vacía, sin lastrar el avance de la barca la prodigiosa cosecha de cardumen que anhelaba y por la que rezaba a todos los dioses cuyos nombresconocía. No había milagros en la mar, los monstruos submarinos pugnaban ya por él antes de devorarlo y Viky tendría que aprender a escuchar a los ausentes.
La noche era eterna, jamás amanecería, nunca brillaría ante la proa la derrota del retorno. Estaba prisionero en una cárcel líquida con cadena perpetua de espumas y caracolas de hielo.
Lloró mientras murmuraba una jabera:
Cuántos suspiros me debes
vereíta de la mar,
cuántos suspiros me debes.
Que se levante la niebla
y que se llenen las redes,
porque mi niña me espera.
No había camino de regreso. Las manos le sangraron por el esfuerzo afanoso de recuperar el derecho a besar la carita de lirio y jazmín. Y llegó la hora en que ya no le quedaban fuerzas para seguir buscando el rumbo. Tenía fiebre. La mar quería llevárselo con su padre, con su hermano y con Paula. Ellos le esperaban y nunca le permitirían volver junto a Viky con la red preñada de estrellas.
Sintió que lo material se esfumaba mientras su cabeza colgaba sin fuerzas sobre la borda.
-Te lo advertí –le amonestó el padre en los torbellinos del delirio.
-Fuiste un loco –reprochó Pedro en los latidos que se espaciaban debilitándose.
-Mi niña llora –suspiró Paula en el vértigo de la profundidad que iba a engullirle.
La niebla se había convertido en una piedra negra, dentro de la cual no había movimiento ni besos de la brisa. Inmóvil, condenado al silencio eterno de un limbo silencioso.
Pero... ¡algo traspasaba la piedra! Ya no era un cuchillo helado, sino la caricia suavemente punzante de un alfiler que le retornaba a la realidad; las gotas estallaban en sus mejillas, en su frente y en sus párpados, y no era lluvia porque venían de abajo, de la negrura del mar a pocos centímetros de su cabeza abatida.
Abrió los ojos cuando creía que permanecerían cerrados para siempre. Llena a reventar, la red contenía un universo de estrellas. Apresados, los boquerones eran tan numerosos, que saltaban en el agua armando una algarabía de burbujas luminosas convertidas en proyectiles de agua salada.
Contempló en trance el chisporroteo, igual que la más bella constelación de estrellas, preguntándose cuál era la luz que hacía refulgir los boquerones.
Rescatado del naufragio de fiebre y desesperación, descubrió incrédulo que el haz luminoso de la Farola del puerto de Málaga rompía a ráfagas la neblinosa piedra negra y le señalaba la estela que le conduciría junto al lecho de Viky.
Había pesca suficiente para pagar la casa de muñecas.

sábado, 7 de julio de 2012

NASDRAVE, por Luis Melero


A través del pequeño mostrador, durante cuatro horas alcanzaban a Miguel ramalazos de exotismo que le inspiraban sueños embrujados, llenos de magia y misterio, que borraban la nostalgia de los olivares y los azulejos de Arjonilla. Y lo más consolador era que las ensoñaciones saturadas de colores, música, sabores y olores eran como pomadas balsámicas, salidas de un taller de alquimia para aliviar el dolor terrible que llevaba dos meses instalado en su pecho.
Como si les envolviera un sortilegio, como si les acompañaran las hadas, duendes, elfos, magos y hechiceras de todos los bosques encantados de Europa, las oleadas de conjuros llegaban con ellos entre los atuendos ajados y pasados de moda que normalmente les cubrían y a través de las miradas humilladas con que acudían a implorar ayuda.
Seducido por lo que ellos no podían explicarle bien del todo con su español chapurreado, Miguel flotaba en los sueños sin poder evitarlo: música de acordeón, venida de Rumania en los ruegos de un eslavo rubio casi albino que aseguraba ser gitano y que suplicaba llorando que alguien le diera trabajo en una orquesta para mandar dinero a sus hijos, que se morían de hambre en Ploiesti; sabrosas especias que condimentaban los platos que un turco originario de Esmirna aspiraba a cocinar en Madrid; jadeos ciclistas de un polaco que había ganado la vuelta a Cracovia y le rogaba, con impaciencia poco pertinente, que le pusiera en contacto con el entrenador de la Once; primor de los bordados de punto de cruz que un moldavo de Bälti quería que le permitieran vender en un puesto del Rastro.
Rouslan se acercó al mostrador envuelto y precedido por una nube de aromas, cuyo origen no supo Miguel precisar en el primer instante, porque su memoria olfativa le remitía preferentemente a la arcilla que sus paisanos sabían convertir en maravillosa cerámica y a la hierba que orlaba en primavera los arroyos de su pueblo jienense. La fuerte mezcla de perfumes emanaba de un sujeto de tipo caucásico, cuya ropa de buena calidad le distinguía de la gente que solía atender y, al contrario que la mayoría, se aproximó con seguridad, sin pesadumbre, con aires de triunfador y un balanceo jactancioso de los brazos y los hombros, como si esperase que una gran orquesta acompañase su desfile con la marcha triunfal de Aida.
Comentarista cultural de un famoso programa matinal de radio, Miguel llevaba dos meses colaborando desinteresadamente con la ONG de acogida de inmigrantes indocumentados, en un intento de olvidar el último tropiezo sentimental, cosa que creía que ya podía estar comenzando a conseguir.
Al ofrecerse a la ONG, había revelado para evitar malentendidos sus preferencias sexuales, a lo que los responsables de la institución no dieron importancia alguna. Reconociendo su sociabilidad y su gusto y habilidad en el trato con la gente llena de problemas que socorría, así como los buenos resultados que obtenía con su gracejo andaluz, le encargaron atender el mostrador de cinco a nueve las tardes de los lunes, miércoles y viernes. El acuerdo resultó muy útil para ambas partes; Miguel llenó tres de las tardes libres que le dejaba su trabajo en la emisora de radio, que habían venido resultándole insoportables tras el abandono del maldito traidor, y la ONG descubrió a un colaborador misericordioso, lleno de recursos, serio y eficacísimo. Miguel poseía una infrecuente capacidad natural de envolver con simpatía su compasión y de mostrarse siempre respetuoso fuese cual fuera el aspecto y la condición de quienes acudían en demanda de auxilio.
La tarde que Rouslan llegó al mostrador, estaba siendo muy complicada y agotadora. Una dominicana le pidió consejo y auxilio, porque el español que le había ofrecido matrimonio la abandonó nada más llegar con él a Madrid, desapareciendo con el equipaje de los dos. Un musulmán había querido liarle, afirmando sucesivamente que era palestino, argelino y libio, aunque todas las evidencias indicaban que era marroquí y que ya había tenido encontronazos con la policía. Una ecuatoriana de diecisiete años se acababa de fugar de un burdel de carretera de la provincia de Salamanca, adonde había llegado engañada para trabajar de prostituta en régimen de esclavitud. De acuerdo con las normas, no tuvo más remedio que llamar a la policía, ante la que debió hacer de intermediario, porque la muchacha, aterrorizada, se negó a contar a los uniformados cómo había llegado a España y quién le había quitado el pasaporte. Toda la tarde en ese plan y, cuando ya sólo faltaba media hora para que le relevasen, vio llegar al búlgaro que parecía desfilar en la escena de de los “toreadores” de Carmen, como si acudiese entre clamores y olés esperando que Miguel le hiciera una reverencia.
Rouslan, alto, bello y rubio como la cerveza, igual que en la letra de “Tatuaje”, apoyó sonriente el codo izquierdo en el mostrador, inmerso en la extraña aureola de intenso perfume que Miguel comprendió por fin que era de rosas. Le miró fijamente, como si intentara traspasarle con sus hermosos ojos azules, hermosura de la que sin duda era consciente y de la que se sentía ufano. Sonrió de nuevo tras una pausa en la que pareció ir a hablar, mirándole con intensidad cómplice como si fuese portador de un mensaje que Miguel hubiera estado esperando ansiosamente y, por último, sacó un papel doblado del bolsillo derecho del pantalón y se lo entregó.
Asombrado por lo insólito de su actitud, Miguel sentía ganas de soltar cualquier exabrupto y mandarlo a freír espárragos de aquéllos tan gordos que se criaban en los matorrales de los alrededores de Arjonilla; en lugar de ello, realizó el que consideraba el último esfuerzo de autocontrol de la tarde y desplegó el papel. Leyó: "Me llamo Rouslan, llegado Bulgaria tres días hace, nada habla español, mi amigo Bassili trabaja cafetería aquí cerca, habla bueno español, yo quiere venir tú". Le costó entender lo que se le pedía; una vez que lo tuvo claro, le dijo al búlgaro:
-Imposible. Sólo puedo atenderte aquí.
Rouslan sonrió y le indicó con un movimiento del cuello y la mano que le siguiese. Miguel negó con la cabeza y repitió:
-Imposible.
De nuevo, la expresión de cordialidad confiada. El búlgaro gesticuló con las manos, como si quisiera indicar su incapacidad de entenderle, y dijo:
-Yo no habla español. Yo espera tú.
Su autoconfianza resultaba tan inusual en ese lugar como celebrar una orgía en una maternidad. Solían llegar tristes, llorosos, desesperados, hambrientos, pero nadie acudía como si esperase recibir pleitesía. Y menos, con una altanería tan petulante y enojosa. Miguel alzó las palmas de las manos, las agitó en el aire con ademán de "hasta aquí hemos llegado", movió otra vez la cabeza para negar y volvió a repetir:
-Imposible. Nada que hacer.

Veinte minutos más tarde, cuando llegó la modelo en paro que le sustituía en el mostrador, Miguel había olvidado al búlgaro. Recogió sus papeles, se ajustó la corbata en el minúsculo espejo del baño, preguntando a su reflejo qué haría esa noche para que no volvieran a dolerle los recuerdos del maldito traidor, y se dispuso a afrontar el cambio de humor que le transfiguraba cada noche de los lunes, miércoles y viernes, cuando pasaba de la animación embrujadora del mostrador al limbo de silencio y frialdad que era su tiempo libre desde hacía dos meses. Tenía que ir a un cine para no pensar, para anestesiar el dolor; comería una hamburguesa primero y esperaría la sesión de las diez y media.
Al salir del edificio, simultáneamente con la bocanada de aire frío sintió que le agarraban el brazo con fuerza. Al girarse alarmado, se topó con la sonrisa autosuficiente del búlgaro, que volvió a ladear el cuello indicándole que le siguiera. Miguel movió la cabeza en un nuevo gesto de negativa, con mucho enfado. La mano que aferraba su brazo aumentó la presión y, por un momento, el gesto pasó a ser de confiado a suplicante. La mirada era tan directa, tan carente de sombras y, por qué no, tan sugestiva, que Miguel cedió.
Sin soltarle el brazo, Rouslan casi lo empujó para entrar en una cafetería situada dos travesías más adelante. Lo condujo a lo largo de la barra hasta donde se encontraba un camarero que parecía turco; pelo negro muy rizado, enormes ojos oscuros envueltos en pestañas propias de mujer maquillada, barba cerrada que aunque muy rasurada le ensombrecía el mentón y labios muy sensuales. El único fallo eran los dos dientes cariados, cosa que él parecía tratar de disimular torciendo un poco la boca al sonreír. Guapísimo pero con un aire innegable de chulo que convertía su empleo en incomprensible.
-Bassili -dijo Rouslan.
-Dígale a su amigo que yo no puedo hacer esto. Los reglamentos de la ONG prohíben el trato con los acogidos fuera de la oficina.
-Mi turno terminar cinco minutos -dijo Bassili, que hablaba tan mal como había escrito en el papel-. Espera mí.
Aguardó con Rouslan, sentados ambos junto una mesa y sin consumir, mientras Miguel trataba de sacudirse el tedio examinando al rubio con curiosidad. Ya no se mostraba altanero ni confiado, más bien había súplica en su mirada; Miguel se dijo que el miedo desbarata el carácter de la gente, puesto que la verdadera personalidad del joven intensamente perfumado de rosas era, evidentemente, la que había exhibido en los primeros momentos. Lo que ahora dejaban traslucir sus ojos era humillación. Miguel no se alegró del cambio de actitud. No le complacía que los hombres tuvieran que dejarse abatir ni que se apesadumbraran a causa de problemas que escapaban a su control. Sufrió por él hasta que Bassili acudió tras quitarse el espantoso chaleco de camarero, confeccionado con brocado amarillo.
-Disculpa -dijo-. Rouslan quería que fuese con él a tu oficina porque no habla una palabra de español, pero tengo un horario muy hijoputa. Ahora dispongo sólo de media hora para el bocadillo y luego trabajaré hasta las dos y media en otro sitio. Mi amigo necesita ayuda.
-¿También usted es búlgaro?
-Sí, pero hace tres años y medio que vine y estoy casado con una española. Ya tengo todo resuelto.
-Su amigo me ha obligado a venir, a pesar de que le he dicho un montón de veces que no podía.
Bassili soltó una carcajada que enfureció a Miguel.
-¿Te has negado con la cabeza?
-Sí, ¿por qué?
-En Bulgaria, se mueve la cabeza de un lado a otro para decir sí, y de arriba abajo para decir que no. O sea, al contrario que en España. Roouslan ha entendido que le decías que sí.
Miguel sintió ganas de soltar también una carcajada. Cuando más firmemente se había negado, más había creído Rouslan que estaba de acuerdo en acompañarle.
-La cuestión es que no puedo servirle de ayuda fuera de la oficina. Allí tenemos papeles, datos e informes para orientarle. Es todo lo que podemos hacer por él, de momento. Si tuviera problemas, como una orden de expulsión o algo así, entonces le daríamos asistencia.
-Mira -dijo Bassili hablando muy deprisa, por lo que su deficiente español dificultaba a veces entenderle- Mi amigo llegó por sorpresa, yo no tenía ni idea; ha venido en una excursión de dos días, imagina. Así vienen muchos búlgaros y la mayoría se quedan aquí, sin papeles. Ha estado dos noches en el hostal que había pagado ya en Sofia, anoche no durmió porque no tenía dónde, y ahora no le queda un euro y yo no puedo meterlo en mi estudio de una sola cama, con mi mujer allí, que es funcionaria. Tiene cuarenta y dos años, es muy celosa y muy desconfiada porque soy quince años menor que ella; le molesta hasta que tenga amigos hombres. Esta mañana, me armó una bronca sólo porque le dije que tenía que guardar el equipaje de mi amigo, que es de mi mismo pueblo y nos conocemos desde niños Lo más que le puedo dar a Rouslan son veinte euros. Pero ha traído muchos frascos de aceite de rosas, que valen montones y montones dinero. Si encontrara alguien que le ayude a conocer a la gente indicada, le darían más de diez mil euros por lo que trae, tirando por lo bajo. Tú...
-¿Qué? -preguntó Miguel, viendo que vacilaba.
-Tú eres gay, ¿verdad?
Miguel enrojeció.
-¿Qué tiene eso que ver?
-Casi todos los búlgaros jóvenes que vienen, llegan dispuestos a acostarse con hombres. Algunos, hasta se convierten en chaperos profesionales. Yo también lo hice al principio de estar en Madrid, hasta que tuve la suerte de que Marisa se casara conmigo. Rouslan sabe ya de qué va el rollo y está de acuerdo, no hay problema.
-¿Qué estás sugiriendo?
A Miguel se le escapó hablarle de tú, aunque había llegado resuelto mantener las distancias.
-Mira a Rouslan. ¿No te parece un tío muy guapo? Tiene un cuerpo impresionante, porque fue campeón de lucha grecorromana en Bulgaria. Además, está muy bien dotado... Él dejaría que... bueno, ya sabes. No te cabrees, somos adultos, ¿no?, para qué andar con rodeos. ¿Por qué no le ayudas, hombre? Sólo se trata de que lo dejes dormir unos días en tu casa y le presentes a gente que le pueda comprar el aceite de rosas. Si dices que no, piensa que va a tener que dormir en la calle o en el metro, porque mi parienta me mata si lo llevo a dormir aunque sea en el suelo, porque tendría que estar pegado a nuestra cama. Llévatelo, hombre, y disfruta lo que te ofrece. ¿Por qué dejarlo tirado y privarte de un buen polvete y de pasar unos días a gusto?
Miguel reflexionó. Lo que le estaban pidiendo representaba una irregularidad que se había prometido a sí mismo no cometer jamás, pero tenía que afrontar una noche más de ausencia y, al día siguiente, cuando saliera de la emisora, como no le tocaba acudir a la ONG tendría de nuevo toda una tarde libre para seguir sintiendo ausencias, para continuar acogotado por el frío de Madrid que tanto le hacía añorar la tibieza del campo andaluz. Disponía del cuarto que el maldito traidor, cuyo nombre trataba de olvidar, había abandonado hacía dos meses. ¿Qué perdía con cedérsela al búlgaro?
-Escucha, Bassili. Yo no debería hacer esto, pero voy a aceptar con dos condiciones. Puede dormir en mi casa digamos que... bueno, unos diez días, pero no le digas que soy gay, para que no haga proyectos que no me interesan, y que tenga muy claro que debe dejarme libre la habitación dentro de diez días.
Bassili sonrió como si le hubiera quitado un peso de encima.
-Estupendo. ¿Quieres ir por el equipaje a mi casa? Es un poco lejos.
-¿El equipaje? -Miguel no había pensado en ello-. ¿Dónde está tu casa?
-En Aluche.
-No, es muy tarde para ir tan lejos y, además, ahora quiero ir al cine. ¿Por qué no traes tú la maleta mañana aquí, a la cafetería, y viene Rouslan a recogerla?
-No es una maleta, son tres. Pero está bien. Tiene que venir por ellas a las tres y media en punto, porque me van a regañar por traerlas aquí. Además, dos maletas están llenas de frascos de aceite de rosas y tengo miedo de que alguien les dé un golpe ahí dentro, en el almacén de las bebidas.
Cruzó varias frases en búlgaro con Rouslan. Cuando a Miguel le pareció que ya se habían puesto de acuerdo, pidió:
-Dile que ahora vamos a comer una hamburguesa y, después, al cine. Por favor, que no se le ocurra pensar en... bueno, en eso que decías. Lo dejo dormir diez días en mi casa y ya está; luego, que se busque la vida.

Sentado frente a él en el Mc Donalds, Miguel examinó a Rouslan, tratando de sacudirse la impresión de estar con un maniquí de cartón piedra. Su abundante pelo de color panocha y muy recio estaba bastante mal cortado, lleno de trasquilones que no había creado un estilista sino que le había causado involuntariamente un pésimo peluquero. La mirada azul, por directa, le obligaba a retirar los ojos y tenía que esforzarse para no hacerlo, porque detestaba toda posibilidad de que el maniquí de cartón creyera que le intimidaba. El rostro carecía de disimetrías, como si los mitológicos dioses tracios hubieran combinado todos los cánones clásicos de belleza, y sin embargo le desagradaba su serenidad estática y su seguridad, que había vuelto a instalarse en su rostro tras el paréntesis abrumado, temeroso y dubitativo de la cafetería. No había tenido la ocurrencia de preguntarle a Bassili su edad; debía de tener unos veintiocho años. Rouslan alzó el vaso de cerveza y dijo:
-¡Nasdrave!
-¿Qué? -comprendió por el movimiento y la expresión- ¡Ah! Salud.
-¡Nasdrave! -repitió Rouslan.
-¡Nasdrave! -correspondió Miguel.
Al oírle pronunciar el voto en búlgaro, Rouslan rió gozosamente. En efecto, tal como decía Bassili, Rouslan era inmensamente guapo, y más ahora, con esa risa que iluminaba toda su cara, no sólo los labios y los ojos; la risa resplandecía en las cejas, las sienes, los pómulos y las mejillas. Su cutis no era terso del todo, como si hubiera padecido un acné muy abundante en la adolescencia, pero también esa ligera imperfección sumaba belleza donde no parecía posible que cupiera más, pues proporcionaba al rostro los visos de una escultura clásica de mármol. Seguro que Fidias no podría haberlo hecho mejor.
Miguel anticipó que iba a tener que hacer muchos esfuerzos para no caer en la tentación, porque rendirse representaría en su opinión una inmoralidad, dado que no era por eso por lo que participaba en las actividades de la ONG. Debía permanecer en guardia y dejar que su corazón latiera por otros derroteros, puesto que le sobraban oportunidades. Aún no había cumplido los treinta, su cuerpo era esbelto a pesar de haber heredado la macicez campesina de su padre, todos le decían que las entradas le proporcionaban algo de morbo y, aunque exageradas, sabía que en ciertos lugares de Chueca circulaban leyendas sobre su dotación sexual.
Habiendo acabado de comer, Miguel dijo:
-Bueno, vamos al cine.
Rouslan le miraba muy fijamente a los labios.
-¿Cinema? -preguntó.
-Sí -respondió Miguel y movió la cabeza a izquierda y derecha, según lo que le había dicho Bassili que era la costumbre búlgara.
Rouslan volvió a reír, al parecer entusiasmado con la idea.
La película era "Armagedón". Durante la primera media hora, el búlgaro permaneció muy atento a la pantalla, pero dando muestras claras de no entender de qué iba el argumento; comenzó a rebullirse en el asiento, lo que hizo durante unos diez minutos y luego se alzó y le dijo a Miguel por señas que iba a orinar. Cuando regresó, las imágenes se habían vuelto más anticipadoras de lo que sucedería en el espacio y, ahora sí, Rouslan pareció abstraerse. Al sentarse, había apoyado el brazo pesadamente encima del brazo de Miguel, que se retiró, apartándose lo más que le permitía la butaca; fingiendo atender la pantalla, unos minutos más tarde Rouslan pasó el brazo por encima del asiento de Miguel, dejando escapar una vaharada de perfume a rosas, y le obligó a arrimarse a él; a continuación, le tomó la mano, que le forzó a posar sobre su entrepierna inflamada.
-Basta -dijo Miguel.
Más enfadado que recatado, algo furioso porque le disgustaba profundamente que quisieran forzarle a cualquier cosa que él se resistiera a hacer, se alzó de la butaca para sentarse en la de al lado, dejando una vacía entre él y el búlgaro.
Cuando salieron del cine, bajo la luz de la calle Miguel notó que la expresión de Rouslan había dejado de nuevo de ser tan molesta e inoportunamente confiada. Ahora sí parecía preocupado, tal como correspondía a su situación. Resultaba claro que su estrategia, seguramente establecida por el tal Bassili, dependía de que él se rindiera a unos encantos que los dos amigos debían de considerar irresistibles; ahora, tras haber fallado el ataque en el cine y observando la forzada indiferencia de Miguel, Rouslan debía de sentir que se había quedado sin armas.
Caminaron por calle Fuencarral arriba, ambos en silencio, pero Rouslan lo miraba todo con ojos llenos de asombro, los escaparates de ropa que probablemente deseaba ponerse, los chicos “fashion” con los que se cruzaban, los culturistas con la respiración contenida para disimular las panzas y las parejas de hombres que circulaban cogidos de la mano. Daba la impresión de que se forzaba a sí mismo a no mirar más que de reojo a las mujeres atractivas, pues mantenía la cara rígidamente orientada hacia el frente en los momentos que alguna pasaba a su lado.
Miguel abrió la puerta del piso y le invitó a pasar primero, le explicó por señas el funcionamiento del baño y le señaló su habitación dándole un juego de toallas y otro de sábanas. Consideró inútil desearle buenas noches, puesto que no lo iba a entender. Cerró la puerta de su dormitorio y se acostó, ocupado en un balance mental de los asuntos que trataría en la radio a la mañana siguiente, para no pensar en el maldito traidor infame que le había abandonado, dejándolo en unas circunstancias que habían propiciado que hiciera algo tan insólito, y también tan peligroso, como llevar a su casa a un desconocido con quien ni siquiera podía comunicarse.
El infame traidor ocupó inmediatamente el sueño, como había ocurrido todas las noches de los dos meses transcurridos desde el abandono. En ese territorio no era todavía un infame, sino el amante que obligó a Miguel a realizar planes de pareja para toda la vida. Un amante veleidoso y frívolo, sí, pero encantador, chispeante, alguien erótico y muy pasional que consiguió que se convirtiera en monógamo tras la etapa de picaflor promiscuo que viviera entre los veinte y los veinticinco años, cuando el anonimato de la gran capital le hiciera sentir que había roto las cadenas represoras del pueblo de Arjonilla.
Le había abandonado a los cuatro años de convivencia, reprochándole con mucha acidez y algo de burla lo muy casero y serio que Miguel se había vuelto, pero en el sueño seguía a su lado, dándole sentido a su vida. Sintió su abrazo, la golosina del cuerpo duro y cálido que se pegaba a su espalda mientras le invadía un hipnotizante perfume a rosas, lo que le produjo profunda extrañeza, al tiempo que se preguntaba si el sueño continuaba o estaba despierto. Fue a deshacer el abrazo, para girarse y mirarlo a la cara con objeto de reprocharle la ausencia de dos meses, mas la fuerza del abrazo aumentó, la embriaguez enloquecedora de las rosas le transportó a la gloria y el sueño se volvió delirio, tal luminoso como un amanecer mediterráneo.

A la mañana siguiente cuando, con un empujón brusco y algo desagradable, Miguel obligó a Rouslan a salir de la cama, la suya en vez de la que le había ofrecido, puesto que tenía que marcharse a la emisora y no abrigaba la menor intención de permitirle permanecer en el piso en su ausencia, la expresión del búlgaro volvía a ser confiada. Triunfal en realidad, porque Miguel no había podido evitar viajar tres veces a través de las estrellas después de dos meses de ayunas. El entrenamiento de lucha grecorromana del que Bassili había hablado de pasada, era, evidentemente, un salvoconducto hacia una resistencia asombrosa en la cama. Lo miró de reojo, tratando de que él no se diera cuenta de que lo contemplaba; se movía al vestirse con la agilidad alada de un curtido deportista que acabase de ganar un campeonato. Su mirada tenía de nuevo la franqueza confiada de quien supone que tiene todos los triunfos en la mano. Miguel sentía una extraña mezcla de desagrado y fascinación.
Luego de desayunar juntos en la cafetería, trató de hacerle entender por señas que volvería de la radio a las cuatro de la tarde y que esperase en la puerta una vez que retirase las maletas de la cafetería donde Bassili trabajaba. No tenía claro que le hubiera comprendido, pero Miguel se encogió de hombros y le dejó precipitadamente, porque necesitaba ordenar sus pensamientos y quería obligarse a sentir enfado en vez de felicidad.
Durante la mañana, mientras plasmaba las ideas en un papel que le serviría de guión y, luego, mientras su voz salía al aire, no pensó en ningún momento en el infame fugitivo traidor. Imposible sacudirse el recuerdo de las delirantes contorsiones gimnásticas y el éxtasis encontrado entre los brazos del búlgaro, imposible domeñar el escalofrío que le recorría la espalda y el vientre cuando sus sentidos trepidaban con los ecos del seísmo ocurrido durante la madrugada. Imposible, asimismo, despojarse del sentimiento de culpa, porque no era correcto haber consentido que ocurriese ese milagro enloquecedor aunque estuviera medio dormido, siendo como era Rouslan una persona que había llegado a la ONG en busca de ayuda.
Mas cuando, a las cuatro y cuarto, recorría los últimos metros antes de llegar a su portal, percibió que vibraba como las cuerdas de una guitarra en el toque por tarantos, que las venas de su cuello latían a golpes de yunque como en un martinete, que el cuerpo consumaba la rebelión de su mente y que jadeaba de anticipación como en el zapateado de Sarasate. Un poco antes de llegar al portalón, su olfato se llenó de perfume a rosas.
Rouslan estaba sentado encima de una maleta, sujetando el asa de las otras dos como si temiera que alguien se las robase. Alzó la cabeza hacia Miguel sonriendo con un "hola" mudo que fue, al mismo tiempo, bienvenida y promesa.


Se había vuelto loco.
Había sido arrebatado en un carro de fuego como el de Elías y se hallaba preso en un mundo raro que no era este planeta. La demencia se había apoderado de sus ingles y sus muslos, incansables más allá de lo imposible, y de sus labios, más sedientos cuanto más bebía. El delirio con perfume a rosas no podía ser natural, pero su naturaleza fluctuaba suspendida en un vacío entre escalofríos y temblores de placer. Convivía con un retrato mudo que sustituía con raptos indescriptibles de pasión las palabras que no sabía decirle y que, a la postre, no parecía una persona sino un embrujado objeto de placer, como un robot inventado por un mago del futuro donde lo más desmesurado tendría cabida.
Continuaba sintiéndose culpable de haber caído en algo que contradecía la lógica del desempeño de su labor caritativa y, al mismo tiempo, temía la posibilidad -no muy probable- de que algún compañero de la ONG le afearse su conducta. Por ello, rehusaba toda ocasión de exhibirse con Rouslan ante sus amigos, porque además, para ser del todo sincero consigo mismo, se avergonzaba de la situación que le haría aparecer como un comprador de favores sexuales que se hubiera topado con el prostituto soñado. El círculo vicioso era una prisión sin escapatoria, puesto que su mente deseaba suspender cuanto antes el compromiso y su cuerpo levitaba todas las madrugadas en el delirio, perdido todo poder sobre su libre albedrío.
Para evitar los lugares donde se encontraría con sus amigos, y también para buscar un medio de hacer entender a Rouslan que debía abandonar su casa dentro de tres o cuatro días, el siguiente fin de semana cogió el coche, que nunca usaba los días laborables, y condujo junto al búlgaro rumbo a Jadraque, a ver si mientras comían “cabrito asado al horno abierto” conseguía comunicarse con él, que ya se atrevía con algunas palabras en español.
Durante el viaje, Rouslan, a quien parecía pesarle la mudez forzosa y la imposibilidad de mantener una conversación, colocó la mano izquierda sobre la cabeza de Miguel y la mantuvo allí todo el recorrido, revolviéndole el pelo y acariciándole la nuca. Consecuentemente, la indeterminación de Miguel aumentó.
No se produjo durante la comida la comunicación proyectada. Rouslan miraba atentamente sus labios, con esfuerzos que parecían sinceros por entenderle, pero o no comprendía una palabra o le convenía fingir que no descifraba las insinuaciones de que abandonara la casa cuanto antes. Después de los postres, Miguel decidió visitar Atienza, para retardar el regreso a Madrid y no caer en la tentación de ir con él a uno de los bares que frecuentaba y, sobre todo, para soslayar el impulso que no paraba de rondarle todo el día de regresar al piso y permitirse un nuevo viaje al éxtasis.
El paisaje donde Castilla dejaba de ser meseta para intentar ser cordillera estaba cubierto de escarcha y, a lo lejos, los montes aparecían nevados. Rouslan se mostró muy interesado por el paisaje blanco y, una vez llegados a Atienza, por la arquitectura medieval de la villa, como si reconociera en ella algo mucho más familiar que en las calles de Madrid. Cuando Miguel aparcó el coche, el búlgaro saltó fuera con euforia, risas que sonaban infantiles y aspavientos de agrado.
El sol no había derretido la nieve caída la noche anterior, que era más abundante conforme ascendían la empinada cuesta y, luego de atravesar el arco de Arrebatacapas, la plaza junto a la basílica se les mostró completamente cubierta de una mullida alfombra nevada.
Ante ese espectáculo, la expresión de Rouslan se convirtió en la de un jubiloso niño de doce años. Encantado, repentinamente transfigurado en un travieso adolescente juguetón, echó a correr hacia el centro de la plaza, recogió puñados de nieve, con la que formó pelotas para lanzárselas a Miguel que, contagiado, también apelmazó la nieve y emprendieron una batalla que terminó cuando, en una de las huidas entre risas y resbalones, Rouslan consiguió alcanzarle y derribarlo sobre la nieve, donde le hizo rodar, lo empujó, lo abrazó, lo liberó a medias para volver a prenderlo y se revolcó con él sin ninguna clase de inhibiciones.
En estado de perplejidad, incapaz de creer que estuviese ocurriendo, Miguel comprendió que escenificaban la simulación de un combate de lucha grecorromana. Como en cámara lenta, Rouslan lo alzó atravesado sobre sus hombros para echarlo luego sobre la nieve como si le venciera, y se tumbó encima mientras le aferraba los brazos hacia atrás o le obligaba a torcer las piernas, todo muy suave pero muy enérgicamente. Estos movimientos y contorsiones, férreos y al mismo tiempo cuidadosos de no hacerle daño, se prolongaron durante unos diez minutos; llaves, caídas fingidas, golpes amagados, presas con que las fortísimas piernas lo inmovilizaban y, por fin, Miguel se encontró boca arriba sobre la nieve mientras Rouslan proclamaba su victoria sentado a horcajadas encima de su cintura, riendo a carcajadas mientras le sujetaba con firmeza los hombros y le exigía con ademanes que reconociera su victoria. Miguel sintió su erección, que Rouslan parecía tratar de que fuese notable. Le sonrió asintiendo, haciéndole entender que sí, que reconocía haber sido vencido, y entonces observó en la cara de Rouslan lo que estaba ocurriendo. El dios tracio rubio cerró los ojos sin disimular las convulsiones ni tratar de enmudecer los jadeos del orgasmo más intenso que Miguel había presenciado jamás.

La primavera avanzaba. Habían pasado tres semanas desde que Rouslan regresara a Bulgaria. Tres semanas de destierro en el Limbo.
Diez días antes de la partida, Miguel localizó con la mediación de una compañera de la emisora un laboratorio de perfumería interesado por el aceite de rosas. Lejos de la previsión de Bassili, el pago se redujo a cinco mil quinientos euros, cantidad que Rouslan miró primero con incredulidad y, luego de hacer números en un papel, con júbilo extraordinario. Aunque, tras cuatro meses de permanencia a su lado, el búlgaro pergeñaba algunas frases en español, Miguel no entendió su apresurado discurso y tuvo que recurrir, como otras a veces, a Bassili para que le sirviera de intérprete.
El guapo ex chapero le explicó que en Bulgaria cinco mil quinientos euros eran, prácticamente, una fortuna, y que Rouslan, que había llegado a España sólo en procura de medios para casarse, resolvía con ese dinero el problema. Al día siguiente de la reunión en el bar donde Bassili trabajaba, Rouslan –sin previo aviso- retornaba a Bulgaria, a seguir con el rumbo que había elegido para su vida.
Tres semanas de vacío y anestesia. Tres semanas de anulación. Miguel iba sobreviviendo en coma puramente vegetativo.

El décimo día, salió de la radio deprisa, angustiado y apesadumbrado por la pata que había metido hasta el corvejón, estando en el aire con su espacio sobre la actualidad cultural.
Al final de ese espacio de casi media hora, dos días por semana se abrían los teléfonos y el público podía hacerle preguntas durante diez minutos. Generalmente, los radioyentes se interesaban por alguna obra teatral que estuviera en cartel, una película, un libro, una exposición o un concierto. Este fatídico décimo día desde la salida de Rouslan de su vida, llamó una señora hablando con acento que en seguida se dio cuenta de que era búlgaro. Con su hermosa voz y su español chapurreado, la señora le reprochó que ni ésa ni las demás emisoras hablaran de las costumbres y fiestas de otros países, sobre todo de los países que aportaban gran número de inmigrantes a la colonia extranjera de Madrid.
Cuando Miguel le propuso que ella hablase de alguna costumbre típica o feria, la búlgara relató con dificultad, pero con mucho encanto y cierta magia, el “Festival de las Rosas”. Se trataba de una fiesta que celebraban generalmente el primer domingo de junio, durante la recolección de rosas, en Kazanlak y Karlovo.
Al oír mencionar Karlovo, la ciudad donde Rouslan vivía, Miguel no consiguió reprimir su impulso de decir que conocía y quería muchísimo a una persona en esa ciudad.
-¿Quién? –preguntó la búlgara-. Porque yo soy de Karlovo y las únicas dos personas de mi ciudad que he conocido en Madrid son un muchacho llamado Bassili, que se casó con una española, y un campeón de lucha libre llamado Rouslan, que estuvo liado con un locutor gay. ¿A cuál conoce usted?
Miguel tuvo que tragar saliva con el pulso disparado.
-Bassili –respondió al fin, con un grito atragantado en la garganta-. Trabaja por aquí cerca, en una cafetería.
-Sí –comentó la mujer-. Yo voy mucho a esa cafetería. También Bassili tiene su historia…
Evidentemente, el comentario inacabado significaba que sabía que Bassili había sido chapero. Miguel enrojeció llamándose mentalmente “imbécil”
Ya no pudo concentrarse el resto de la mañana en los preparativos del programa del día siguiente. De manera que la colonia búlgara en pleno conocía la vida y milagros de cada uno de los suyos, como si convivieran en una pequeña aldea imbricada en Madrid. El maldito Rouslan debía de haber difundido no sólo su relación con un locutor del que probablemente había dicho el nombre, sino que, como solían hacer todos sus compatriotas, debía de haberse jactado de lo mucho que se aprovechaba del tal locutor; jactancia con la que todos ellos justificaban la “necesidad” de practicar sexo con un hombre.
Maldito infame cuya huella en la cama no le permitía dormir, cuyo escalofrío permanecía intacto tras diez días de ausencia. Maldito el que le había arrebatado por los siglos de los siglos la facultad de enamorarse de nadie más.
Tomó un taxi y pidió al conductor que le llevase a la embajada de Bulgaria. El taxista tuvo que procurar la dirección por radio. Una vez que lo dejó a la puerta de un chalet grande de Chamartin, Miguel se apostó como un alma en pena, mirando con ojos ávidos a todos los que salían o entraban, buscando alguien que se pareciera a Rouslan para acercarse con descaro e invitarlo con mayor descaro aún. Después de permanecer dos horas ante la verja, se dijo que era un estúpido total, tomó un taxi y volvió al piso, donde se echó en el sofá, en el lado donde Rouslan solía sentarse, y lloró con desconsuelo durante toda la tarde.

Cinco días más tarde, cumplidas dos semanas de la partida de Rouslan, descubrió que tenía ojeras más negras y pronunciadas que las de un bulldog. Llevaba quince días durmiendo muy mal y no creía que hubiera pegado ojo en toda la noche anterior.
Era sábado. No tenía nada que hacer, ni siquiera contaba con el desahogo de su trabajo en la ONG. ¿Cómo iba a afrontar el fin de semana, si tenía toda la piel tatuada de siluetas heladas de las manos de Rouslan? Un tormento formado por cuchillos de hielo que blandían una docena de dioses del Olimpo, para herirle sin proporcionarle, al menos, el consuelo de morir pronto.
Ni la emisora ni la ONG estaban muy lejos de la Puerta del Sol. Sabía que la plaza semicircular de Madrid era uno de los mayores mercados de prostitución masculina. Lo decían todas las publicaciones gays que consultaba y también lo había oído en los pocos bares que frecuentaba en Chueca. Se decía que en ese lugar los extranjeros eran los chaperos más numerosos. Sin duda, habría búlgaros. ¿Tendría la suerte de encontrar a un chapero búlgaro que se pareciera a Rouslan, que fuera, como él, de hierro y seda, de hielo y fuego? A lo mejor hasta daba con uno que oliera a rosas.
Se armó de valor y se encaminó hacia la Puerta del Sol.
Preocupado por la posibilidad de que le descubriese comprando favores algún amigo, un compañero de la emisora o un colega de la ONG, cruzó de prisa por donde más aglomeración había, sin mirar directamente a nadie pero tratando de localizar un cuerpo, unos volúmenes y un pelo que le recordasen a Rouslan. Repitió el cruce apresurado muchas veces durante casi cuatro horas.
Decepcionado y furioso consigo mismo, al oscurecer se metió en un cine, a ver una película de la que no se enteró ni de un diálogo. Permaneció llorando durante toda la proyección. A la salida, ni siquiera recordaba el título de la película

El día decimoctavo del vacío de Rouslan se dijo al salir de la emisora que tenía que hallar una solución. Aunque habían sido errores menos graves que el de la llamada sobre el Festival de las Rosas, también se le habían desmadrado varias veces las neuronas por caminos de delirio a lo largo de su espacio cultural.
¿Cuál podía ser esa solución? Sin duda, una sesión de sexo completamente disparatada, tan agotadora e intensa como habían sido las ciento veintisiete noches con Rouslan. No necesitaba acudir a un prostituto y jamás lo había hecho; ni su edad, ni su aspecto ni su estado físico se lo exigirían hasta dentro de muchos años. No es que fuera indudable su éxito, pero no le costaba excesivo esfuerzo ligar allí donde podía ligarse. Pero ahora no era cuestión de ligar ni de envolverse en el juego de la seducción. Lo que necesitaba era practicar violenta y apasionadamente el sexo con alguien que pudiera hacerle olvidar durante una hora la ausencia de Rouslan.
Buscó en la guía de relax del periódico a ver si alguno de los anuncios se encabezaba con la palabra “búlgaro”. No encontró ninguno pero de repente sus ojos se cosieron con grapas de esperanza a uno que decía: “Rouslan, guapo del telón de acero, con todo de acero”.
Llamó y cortó varias veces antes de que la llamada al número de móvil hubiera sido respondida. Cuando ya había decidido desistir, su teléfono sonó. Una voz y un acento muy semejantes a los de Rouslan le dijo:
-Tengo cinco llamadas perdidas desde ese número. ¿Querías algo?
Le sonaba extraordinariamente familiar su manera de hablar y el tono. ¿Sería el propio Rouslan, regresado de manera subrepticia a Madrid en busca de un negocio aún mayor que el del aceite de rosas? ¿Podía ser que ni siquiera se hubiese ido a Bulgaria, y que sólo lo hubiera simulado? Tal vez el maldito búlgaro enloquecedor había usado el producto de la venta del aceite de rosas para montar su verdadero gran negocio, el de prostituto de lujo con anuncio en el periódico.
-Soy un hombre –respondió Miguel con voz entrecortada.
-Es que mi anuncio es para hombres –respondió la voz que creía reconocible.
-¿Cuánto cobras?
Después de responderle y replicar Miguel con su conformidad, el prostituto le advirtió de que sólo disponía de una hora libre, las diez de la noche.
Se trataba de un apartamento a muy corta distancia de su domicilio, en un edificio de alquiler de la calle Fuencarral. Todavía estuvo a punto de desistir cuando iba a pulsar el botón del portero automático, pero recordó que el prostituto tenía su número de teléfono y consideró que si le fallaba a lo mejor decidía fastidiarle con llamadas inoportunas o amenazadoras. Por fin pulsó el timbre, subió al tercer piso y le fue abierta la entrada del piso. Ambos se quedaron paralizados como si se hubieran convertido en piedra.
-¡Bassili! –exclamó Miguel.
-Oh, eras tú –dijo el búlgaro-. Ya decía yo que conocía tu voz…
-¿No estabas casado?
-No te quedes ahí fuera. Entra.
Bassili cerró la puerta tras dar una ojeada al rellano, como si temiera que alguien le vigilara. Sólo vestía un boxer blanco muy ajustado y claramente revelador y una camiseta roja de tirantes.
-¡Qué sorpresa! –dijo Miguel para disimular su desánimo, no sólo porque se tratara del que tanto le había servido de intérprete con Rouslan, sino porque su pelo y sus ojos negros y su pecho cubierto de vello oscuro, abundante e hirsuto, eran todo lo contrario de lo que necesitaba en esos momentos.
-¿No estabas casado? –volvió a preguntar.
-Sigo casado, Miguel, pero gano poco en la cafetería. Además, mi mujer no me da siempre todo lo que me gusta. Esto lo hago sólo una vez al día, y de vez en cuando, porque no creas que con esos anuncios consigue nadie hacerse rico. Este apartamento lo tenemos alquilado entre tres paisanos con horarios diferentes. Sólo marco esta hora, las diez, porque así me da tiempo de salir de la cafetería y no me fuerza a llegar demasiado tarde a Aluche.
-¿Y tu mujer no sospecha?
-Claro que no. Me mataría si lo supiera. Verás, Miguel; es que esto me permite ir ahorrando por lo que pueda pasar y…
-¿Qué?
-Es que a mi mujer no le gusta chupármela ni quiere que yo vaya por detrás, ¿comprendes? Y a mí me entusiasman muchísimo esas cosas. Me vuelven loco.
Mientras hablaba, Bassili se había bajado el boxer para exhibir la erección completa e impaciente de un pene oscuro y muy grueso, circuncidado. Sin quitarse la camiseta, trató de desabrochar la camisa de Miguel, que se apartó al instante, tratando sin embargo de no ser brusco.
-No, Bassili. No puedo.
-Carajo. Me vas a hacer perder la noche, y a otros dos he tenido que decirle que no.
-No te preocupes, voy a pagarte lo que acordamos de todos modos.
-Está bien, Miguel, gracias. Pero no es sólo eso. Mira cómo estoy; aprovechemos la oportunidad, porque cuando venías a la cafetería con Rouslan algunas veces me entraron muchas ganas de hacerlo contigo.
-Pero yo no puedo, Bassili. Me estoy muriendo de amor por Rouslan. Me estoy consumiendo.
-¡Qué estúpido ha sido Rouslan! Tú eres mucho mejor que el noventa por ciento de los tíos de España. Si yo te hubiera encontrado en su momento, ni siquiera me habría casado. Tú, con tu trabajo tan importante, me habrías ayudado a conseguir los papeles y hubiéramos sido felices, ¿verdad?
-¿Sabes algo de Rouslan?
-No. Pero a ése le pasará como a tantos paisanos. Estará en Bulgaria unos meses, a lo mejor un año, y luego le entrarán las ganas de venir otra vez… por todo, por el nivel de vida, por las discotecas, por el dinero y también por esta clase de sexo. Ya lo verás. Tú espera y no te amargues, que algún día volverá.


El día veintidós desde la partida fue incapaz de continuar resistiendo la tentación y le escribió una larga carta en español que Rouslan no entendería y, por lo tanto, tenía únicamente la utilidad de permitirle desahogarse. Lo amaba aunque sin esperanza; lo adoraba aunque fuese un amor unidireccional; sería capaz por él de los mayores sacrificios y renuncias aunque la recompensa fuese únicamente la de poder verlo de vez en cuando. Por él estaría dispuesto a todo. ¿No había alguna posibilidad de invitarlo a pasar en España, por ejemplo, las Navidades? ¿No aceptaría que le visitase en Karlovo o, mejor, en Sofia, para que no le pesara el “qué dirán”? Sólo faltaba mes y medio para terminar la temporada en la radio y hacía tiempo que deseaba viajar a Europa central. Era una oportunidad; ¿podrían estar juntos? Nunca había sentido un amor de esa magnitud y nunca sería capaz de volver a sentirlo. Sin él, iba a morir.

Transcurrió un mes más de rabia, melancolía y vacío, y Miguel vio con terror que se aproximaba el fin de la temporada radiofónica. En un par de semanas se encontraría sin nada, absolutamente nada que hacer hasta el reinicio de mediados de agosto, cuando comenzaran a preparar la siguiente temporada. Maquinaba un modo de engañarse a sí mismo, encontrar un medio de liberarse de la nostalgia, cuando sonó el teléfono:
-¿Miguel? -preguntó una voz que parecía la de Rouslan, por lo que su corazón corrió desbocadamente hacia el estallido.
-Sí, ¿Rouslan?
-No. Yo soy Nicolai, su hermano. Hablo español, porque trabajé tres años en un hotel de la Costa Brava. Escucha, Miguel, mi hermano me ha dado tu carta para que se la lea en búlgaro, pero sólo le he leído algunos párrafos. No he querido que comprenda lo que te pasa del todo, porque él está hecho un lío. Ha anulado la boda, aunque ya llevaba seis años de noviazgo, y ahora creo que tiene problemas. Tú...
-¿Qué?
-¿No podrías venir a Bulgaria, como decías en la carta?
-¿Para qué?
-No sé. Mi madre está preocupada. Imagina. Yo acabo de separarme de mi mujer y ahora, Rouslan va y suspende la boda. A lo mejor, si vienes, contigo aquí consigue ver las cosas más claras.
-¿Está trabajando?
-Ha montado un gimnasio con el dinero que trajo de España. En realidad, casi no hace otra cosa que estar en el gimnasio.
Se produjeron tres llamadas más en los diez días siguientes. Progresivamente imperativo, Nicolai le suplicaba que viajase a Bulgaria; su modo de hacerlo resultaba desconcertante, por su vehemencia al hacer de celestino para una relación que de acuerdo con la estrecha moral búlgara y los prejuicios hipócritas de los que Bassili había alardeado, suponía Miguel que debía de resultar reprobable. Había algo muy poco lógico y bastante sospechoso en la insistencia de Nicolai, que la intuición de Miguel le hacía temer pero que su corazón se negaba a considerar.
Nicolai persistió en sus ruegos, de manera que el día que celebraron con una comida el final de la temporada radiofónica, Miguel acariciaba en el bolsillo el billete del vuelo a Sofia que saldría a la mañana siguiente.

Según lo acordado, Nicolai le estaba esperando en el decadente pero encantador hotel de Plovdiv.
Era un Rouslan un poco más maduro, cuya densa pelambrera dorada presentaba unas pequeñas entradas en las sienes, aún más pequeñas que las de Miguel. A pesar de este detalle, era casi exactamente igual, pero evidentemente más experto, con menos inocencia y con bastante mayor anchura en los hombros, y un abultamiento en su ajustado pantalón que a Miguel le pareció sospechosa y deliberadamente resaltado. Se levantó del asiento muy sonriente, dirigiéndose a su encuentro nada más bajar del taxi, sin la menor duda de que él era el español que estaba esperando.
Le ofreció una mano ancha, cálida y muy fuerte, diciéndole:
-Hola, soy Nicolai, ¿has tenido buen viaje?
-Regular. Ayer tuve que pedir ayuda en la embajada de España en Sofia, para poder orientarme con los horarios de transporte y todo lo demás. Vaya idioma difícil que es el de ustedes.
-Eres muy joven. Mucho más de lo que Rouslan me había dicho.
-¿Y?
-No me lo esperaba.
-¿Por qué?
Miguel sintió con pasmo que se ruborizaba. Elaboró la conjetura que le pareció más lógica: Conocedor de que había convivido con Rouslan y que le había ayudado a resolver sus problemas, Nicolai debía de haber imaginado que se trataba de un hombre de edad madura, el tipo más corriente de los que contrataban prostitutos. Observó con incomodidad el examen a que el hermano de Rouslan le sometía; se trataba de un recorrido de la mirada arriba y abajo, muy exhaustivo, como si estuviera buscando algo que no acababa de encontrar.
-No pareces...
-¿Qué? -preguntó Miguel, aunque comprendió a lo que se refería. Nicolai no encontraba los rastros de feminidad que el prejuicio ignorante atribuía a los gays.
Sintió una punzada de enojo.
-Veo que habías llegado a conclusiones precipitadas -dijo Miguel-. Lamento haberte decepcionado.
-No me has decepcionado. Me gustas.
-¿Por qué no ha venido Rouslan?
-No le he dicho que venías.
-¡Qué!
-Es lo mejor. Así, podrás ver por ti mismo cuál es su situación y tomar las decisiones que creas convenientes. Tengo el coche aquí. ¿Nos vamos ya?
-¿Está muy lejos tu pueblo?
-No mucho. Pero quiero que lleguemos a Karlovo con luz de día.
-¿Por qué?
-Ya lo verás -respondió Nicolai enigmáticamente.
-Subo un momento a la habitación, para deshacer las maletas. Tardaré unos quince minutos. ¿Será muy tarde?
-¿No puedo subir contigo?
Algo en la expresión de Nicolai le hizo responder que no, porque Miguel tenía un torbellino de conjeturas en la cabeza, todas las cuales le solicitaban prevención extrema y una fuga urgente de regreso a Sofia.
Veinticinco minutos más tarde, Miguel bajó de nuevo al vestíbulo. Nicolai se alzó del asiento al verle aparecer. Su actitud tenía un lisonjero aire servicial que a Miguel le desconcertó en extremo. Como si quisiera ser cortés con una muchacha, le abrió la portezuela del copiloto del desvencijado y desconchado coche ruso. Dio la vuelta ante el coche sonriéndole desde fuera, pero desplazándose como si anduviese por una pasarela para ser contemplado en toda la dimensión de su poderío físico. Sus piernas eran largas y robustas, porque probablemente había practicado ciclismo o fútbol; el pantalón, que parecía una o dos tallas menor de lo necesario, apretaba un culo muy respingón y unas caderas muy estrechas; las mangas, subidas casi hasta los hombros, le permitían exhibir una musculatura exuberante, que Miguel no estaba seguro de encontrar atractiva. Cuando se situó completamente frente al parabrisas, de perfil, pareció detenerse un instante, como si quisiera que el abultamiento de la bragueta resultase evidente.
Después de todo ese despliegue, Nicolai se acomodó junto al volante, sonrió de nuevo con intimidad y le dijo como si quisiera decirle otra cosa:
-¿Te importa abrocharte el cinturón?
Miguel descubrió que "abrochar" no era el verbo adecuado. El cinturón estaba roto y había que anudarlo a una cuerda amarrada en la aldaba donde había estado prendido el cierre. Miró el perfil de Nicolai y su corazón latió por la expectativa de contemplar pronto el que había ido a ver, tan semejante. Nicolai tenía un aire igual de seguro que el de su hermano, pero matizado por una madurez que Rouslan no poseía. Éste, pese a su flema eslava, era más pasional y Nicolai se mostraba mucho más templado.
Durante el viaje, Nicolai le tocaba constantemente el muslo para llamar su atención hacia los elementos que le iba señalando del hermoso paisaje, donde la primavera era mucho más compulsiva y visible que en Castilla. Miguel supuso que un par de meses antes, ese paisaje debía de ser gris, brumoso, frío, tétrico; ahora, las flores brillaban por doquier hasta colorear el campo intensamente de amarillo, azul, rojo y blanco como si se hubieran abierto todas de repente y al mismo tiempo. La mano se posaba en su muslo con confianza creciente, lo que le estaba poniendo nervioso.
-Ahora vas a ver -dijo Nicolai, mientras daba una suave tarascada a su muslo, demasiado arriba y mucho más cerca de la ingle de lo que parecía conveniente, cuando la carretera estaba a punto de superar un altozano.
En el cambio de rasante, Miguel enmudeció.
Todo el espacio que abarcaba el parabrisas fue ocupado por una alfombra roja, rosa y amarilla. Hasta donde alcanzaba la vista, era un valle cubierto completamente de rosas a medio abrir. Colinas rojas, quebradas amarillas, llanuras rosas, el paraíso existía verdaderamente en la Tierra. Como no tenía parecido con nada que hubiera visto antes, Miguel abrió los labios con asombro.
-Baja el cristal -le pidió Nicolai.
Olía a Rouslan. El perfume de rosas era tan fuerte, que tuvo que cerrar la ventanilla de nuevo.
-Mi ciudad y toda esta zona son las mayores productoras de aceite de rosas del mundo -proclamó Nicolai con orgullo.
El tapiz de flores ascendía una pendiente suavemente escalonada, en cuyo extremo brillaban contra un bosque las cúpulas doradas de una iglesia, emergidas de un pueblo soñado por un paisajista del siglo diecinueve. La belleza de la tarjeta postal era tan conmovedora, que Miguel se preguntó cómo nadie querría abandonar ese lugar. Le parecía que no existía en el mundo ninguna razón lo bastante poderosa para irse de allí. Comprendió que Rouslan hubiese querido volver a su tierra. El viaje era inútil; nadie conseguiría arrancar a Rouslan de ese sitio.
Las prisas de Nicolai se debían a que deseaba que viese el valle de día, para que pudiera calcular la lucha a brazo a partido que tendría que librar si pretendía el regreso, lucha que halló fuera de lugar. Era una batalla perdida.
-¿Podríamos parar un poco? –solicitó Miguel.
Nicolai miró el reloj con expresión preocupada. Pero asintió y acercó el coche al arcén.
Fuera, la brisa se burlaba con todos los rastros de Rouslan que conseguía recordar y que se le escurrían del pensamiento a la espalda convertidos en escalofríos. Sus prolongadas duchas de deportista gozoso, tras las que solía pasearse por todo el piso desvergonzadamente desnudo. Su vuelo presuroso y perfumado cuando llegaba el momento de sentarse a la mesa, como si el apetito voraz de gimnasta no pudiera satisfacerse jamás. Las sonrisas pícaras cuando, despatarrado en el sofá, exhibía jactanciosamente sus erecciones frecuentísimas. Los gestos de intimidad con que enmascaraba la incapacidad de comprender el español del todo.
Nicolai consultaba de nuevo el reloj. ¿A qué se debería su impaciencia? Miguel no tenía nada que hacer ni compromiso alguno que le obligase a respetar un horario. ¿Lo tendría Nicolai?
-¿Tienes prisa por algo que debas hacer?
-No… Miguel. Es que…
Bien, pues si no tenía prisa en realidad, necesitaba disfrutar un poco más de la sensualidad del paisaje, cuyos olores y colores sería muy difícil que volviera a ver en parte alguna. Si ese paisaje era lo que, en el fondo, le separaba de Rouslan, debía impregnarse también de su magia para soportar mejor el fracaso previsible del viaje.
Otra vez consultaba el reloj Nicolai. Le pareció impertinente o sospechosamente hipócrita al ocultar que tenía prisa, lo que por sus gestos parecía muy evidente. ¿Le habrían preparado una sorpresa y estaría Rouslan esperando en un punto acordado, a la entrada del pueblo, con una banda de música o algo así? No, Rouslan no sería capaz de algo tan tierno y delicado. Jamás en cuatro meses había querido besarle en los labios. Las máximas efusiones suyas que recordaba eran sus risas cantarinas y algo infantiles cuando se encontraban tras varias horas sin verse o cuando Miguel le compraba un obsequio.
Nicolai no paraba de mirar el reloj. Ya no cabían dudas de que había algo programado, pero Miguel quiso forzarle a confesárselo y en lugar de entrar en el coche tal como el hombretón rubio parecía ansiar, se metió entre los rosales en busca del mareo que sin duda iba a producirle el olor casi sólido de tan intenso.
-Miguel, por favor… -dijo Nicolai con tono de súplica.
-¿Qué?
-¿Podemos seguir el viaje?
-¿Tienes prisa, Nicolai?
-A lo mejor llegamos muy tarde para…
-¿Para qué, Nicolai?
-Para que veas Karlovo a la luz del día. De noche, no tenemos iluminación tan brillante como en los pueblos de la Costa Brava.

El pueblo no era tan hermoso de cerca como visto desde el campo. Todos los edificios se encontraban muy ajados, llenos de desconchones y tablas rotas, con un desalentador aire de abandono. A Miguel le angustió que algo esencialmente tan bello resultase tan pobre, tan decadente. Sintió compasión de Rouslan, su hermano y su madre y de todos sus convecinos. Rouslan y Nicolai, bellos y saludables, tenían el mismo aspecto que muchas estrellas del cine norteamericano, y sin embargo vivían muy pobremente, en una decorosa miseria casi medieval. Sintió que tenía que dar un mensaje a través de la radio, y explicarles a los radioyentes que llamaban para quejarse por razones superfluas que en España vivían como privilegiados y era obligatorio ser solidarios. Le parecía muy injusto que la gente de Bulgaria viviera así.
Tras la segunda esquina que traspusieron, Nicolai dijo:
-Voy a llevarte al gimnasio antes de ir a casa. Mi madre te está esperando, pero es sólo un momento.
Aparcó el coche junto a lo que parecía un granero, pero no ante la puerta. Miró hacia los huecos del edificio como si tratara de asegurarse de algo, y a continuación Nicolai le indicó por señas que no hiciera ruido, petición que aumentó la extrañeza de Miguel y comenzó a disparar sus alarmas. Le precedió a través de una sala desnuda, con sólo varias fotografías de culturistas sacadas de revistas y otras, originales, de parejas de jóvenes practicando lucha libre, y luego avanzó por un pasillo, donde había una puerta doble a la derecha y una estrecha y empinada escalera metálica al final. Notó que Nicolai ascendía los peldaños con muchísimo sigilo y, sin saber por qué, imitó su cautela.
La escalera conducía a una cabina acristalada, que Miguel comprendió que era una especie de control de música, como el habitáculo de un disc jockey. Por los aparatos anticuados que ocupaban toda la cabina, dedujo que el gimnasio servía también o había servido alguna vez de discoteca. Abajo, una pista de madera con apariencia de muy antigua, rodeada por tres lados de gradas, también de madera. Sólo había un potro, unas paralelas, una cama elástica y unas anillas; ningún otro aparato de gimnasia. Sólo dos personas, dos jóvenes casi desnudos, dos bellas esculturas sacadas de un friso griego. Una de ellas era Rouslan.
Los dos vestían los calzones elásticos con tirantes propios de la lucha libre. Con su piel lustrosa por el sudor, Rouslan resultaba aún más hermoso de lo que recordaba. El otro era un poco más delgado y más moreno, pero se trataba de alguien que no tendría ninguna dificultad para convertirse en top model en España. Felino, cubierto sin exceso de vello castaño, su cuerpo era igual que el de los anuncios de moda masculina y su cara, aun a la distancia, un prodigio de fotogenia. A pesar de los metros que le separaban de él, resultaban deslumbrantes los ojos clarísimos, que parecían dos focos en contraste con la espesa oscuridad de sus cejas.
Boquiabierto y con un sollozo atragantado, Miguel contempló las evoluciones de los dos gimnastas con progresivo desasosiego. Se trataba de algo que más parecía danza que deporte. Se alzaban el uno al otro, se aferraban para obligar al contrario a abatirse, saltaban de nuevo hacia la vertical para reanudar la presa y caer revolcándose y rodando por la tarima, en unos abrazos agitados por rítmicos y ensayados ademanes de las piernas y los brazos, revueltos y entrelazados como Rouslan se entrelazaba y se agitaba con él las madrugadas de cuatro meses inolvidables. Y como se había agitado en Atienza sobre aquella alfombra de nieve. No hablaban ni gritaban, como si tampoco entre ellos existiese un idioma común. Pese a la rudeza y ocasional brutalidad de sus movimientos, se sonreían. Rouslan era más robusto, pero el otro era más ágil, de manera que el combate le parecía a Miguel muy igualado, lo que atribuyó a su desconocimiento.
El espectáculo duró unos doce minutos y calculó Miguel que debía de haber durado mucho más tiempo antes de llegar con Nicolai, a juzgar por el sudor que encharcaba la tarima. Pero debía de tratarse de una especie de rito que tenía lugar siempre a la misma hora, y de ahí las prisas de Nicolai por llegar a tiempo; ¿por qué razón, para qué presenciara el qué?
El ballet de movimientos y contorsiones gimnásticas le hacía pensar en Nureyev y Nijinski milagrosamente juntos en escena por un prodigio temporal, bailando un viril paso a dos al compás del latido de sus corazones y la música de sus evidentes sentimientos compartidos, que eran más inteligibles para Miguel cuanto más minutos pasaba contemplándolos. Saltaban, caían, se alzaban y se abrazaban, pero nunca crispaban sus rostros embellecidos por la expresión de gozo.
Finalmente, ganó la mayor solidez de Rouslan que, como ocurriera en Atienza, acabó sentado a horcajadas sobre las caderas de su rival. Había una emoción en sus ademanes que sólo podía calificarse de ternura; o, más ajustadamente, amor. Rouslan amaba absolutamente a aquel prodigio de belleza de catálogo, a quien, por lo visto, nadie le había explicado todavía el éxito que podía tener con los mejores fotógrafos de Europa. Ambos casi de perfil vistos desde la cabina, Miguel notó que el tejido elástico del calzón de Rouslan se hallaba abultado como en Atienza; pero se trataba de un abultamiento mucho más deseado, pleno, electrizado y palpitante. Y, como en Atienza, Rouslan sonrió mientras miraba fijamente a los ojos del que tenía aferrado y se convulsionaba por el orgasmo entre jadeos muy sonoros que esta vez, y como no se encontraban en la plaza nevada de aquel pueblo castellano, Rouslan no reprimió.

La madre de Rouslan le acogió con una sonrisa que a Miguel le pareció un tul extendido sobre la tristeza. Era tan bella como sus hijos. Le recordaba a una actriz que había visto en una película antigua: Marina Vladi creía que se llamaba. La señora que le sonreía como si tratase de embozar una pena, era una Marina Vladi madura cuya melancolía parecía producto del pudor que le causaba la modestia de su vivienda, a pesar del intenso perfume a rosas que lo llenaba todo.
El sky de la tapicera presentaba desgarros múltiples y todos los muebles estaban a punto de desarmarse, aunque eran antiguos y macizos. Miguel evocó con una sonrisa una encantadora novela de Eduardo Mendicutti que había leído hacía poco, “Los novios búlgaros”, porque igual que en una de sus escenas, la estantería del pequeño salón exhibía los objetos que probablemente enorgullecían a la propietaria: varios envases de cosmética, cereales y una policromada caja de bombones de Nestlé.
La Marina Vladi rediviva le ofreció té y deliciosas pastas caseras mientras le dirigía una parrafada muy larga.
-Mi madre dice que te agradece mucho la ayuda que le diste a mi hermano -tradujo Nicolai.
-Explícale que apenas hice nada. Lo que trajo lo ganó con el aceite de rosas.
-Sí. Lo sabe. Pero ella te agradece que protegieras a Rouslan.
-¿Proteger? Rouslan no necesita protección.
-Ella tenía miedo de lo que hiciera en España. Mi hermano ha sido siempre muy... revoltoso. Ya te contaré... Mi madre ha tenido muchos problemas con él. Creo que llegará pronto. Dentro de media hora cierra el gimnasio.
Después de lo presenciado desde la cabina, Miguel había perdido el entusiasmo y comprendía que el viaje era una estupidez que todavía no sabía si iba a acabar bien, porque encontraba en la situación y en la conducta del hermano de Rouslan demasiados detalles inquietantes. La untuosidad del trato de Nicolai no era natural, se trataba de una estrategia en procura de algo. Tras haberle convencido, con la escena del gimnasio, de la inutilidad de los sentimientos expresados en aquella carta, seguramente trataba de sacar provecho para sí. Menudo abuso. ¿Por qué, sencillamente, no le había explicado por teléfono que su amor por Rouslan no tenía ninguna posibilidad de ser correspondido? ¿Le había hecho viajar a Bulgaria tan sólo para sacarle un poco de dinero? ¿O se trataría de algo aún peor?
El compañero de lucha de Rouslan era una de las personas más atractivas que había visto jamás, un sujeto al que sentía la tentación de invitar a convertirse en un gigoló de lujo en Madrid, ofreciéndose para financiarle el viaje con objeto de darse el gusto de deshacer la pareja. Debía de medir muy cerca del metro noventa y pesar unos ochenta y dos kilos, todo en las proporciones más equilibradas y justas en un cuerpo y un rostro donde todo era hermoso hasta el desmayo; los pómulos se le marcaban como si estuviese maquillado, sus ojos eran hipnóticos como luceros entre tinieblas, su boca grande y viril parecía capaz de besar hasta hacer morir de placer.
A través del trabajo de gigoló, conseguiría sin ninguna clase de dificultad abrirse camino en la publicidad y la televisión. Y Miguel consumaría así su venganza, pues no sería desdeñable ni desdeñaría una ocasión de llevárselo a la cama, a lo que el sujeto sin duda se prestaría sin reparos, sintiendo, como parecían sentir todos los búlgaros, que con eso le pagaba el favor.
Con toda probabilidad, Rouslan había estado enamorado siempre de él, acaso desde niño. Maldita fuese su estampa. Lo ocurrido en Atienza había sido un remedo, una reconstrucción nostálgica de lo que estaba acostumbrado a hacer con el amor de toda su vida. Le había utilizado como sustituto, como un muñeco inflable, miserable, repugnante y mezquino Rouslan. Seguramente era incapaz de plantear una situación sincera de cama a su bellísimo amigo, por lo que ambos disimulaban lo que sentían y disfrazaban hipócritamente de entrenamiento para la lucha los que eran auténticos e indudables juegos eróticos.
-Estás muy pensativo –dijo Nicolai, sonriéndole con lo que le pareció una expresión algo cínica-. Mi madre cree que te aburrimos.
-No, qué va. Dile que estoy bien, pero que comprenda que vuestro país es muy diferente del mío y siento algo de extrañeza.
-Pronto llegará Rouslan.
Temía el momento en que entrase, puesto que ahora no tenía sentido explicarle por qué había viajado. Él había suspendido la boda probablemente en un arrebato de sinceridad consigo mismo porque amaba a su amigo, no a su novia. Ni, mucho menos, a su hospedero español en quien sólo había visto el medio de resolver sus problemas económicos. Miguel tenía ganas de huir, librarse de la mirada candorosa y sin embargo incisiva de la madre, y de la conversación de Nicolai, que le abrumaba con lo que le hacía sospechar que era un afán de distraerle y hacerle sentir confiado hasta poder obtener lo que pretendiera.
Cuando llegó, Rouslan escenificó una alegría muy poco convincente. Amagó un abrazo que Miguel rehusó. Para colmo, notaba la mirada de Nicolai fija en él con lo que parecía una expresión irónica que le estuviese diciendo: "Para que veas. Y ya verás".
Qué estúpido había sido. Qué gasto inútil. Aceptaría la hospitalidad que se le ofrecía para la cena y para dormir esa noche, porque no tenía cómo regresar, y a la mañana siguiente le ofrecería a Nicolai dinero por que le llevase a Plovdiv, tanto dinero como él estuviese esperando sacar del asunto, con lo que todo habría acabado: el amor, las inquietudes y el miedo que se le estaba acumulando en el ánimo. Viajaría inmediatamente a Sofia y emprendería el viaje por Budapest, Praga y Viena que llevaba tiempo proyectando y que el fugitivo traidor había frustrado ese año con su huida. Tal viaje sería el único medio de enmendar el error y no sentirse al regreso a Madrid estafado y desplumado por un gasto que no había valido la pena.
En su mayor parte, la cena transcurrió en silencio, un silencio que las expresiones distantes de Rouslan reforzaban y que las miradas intencionadas e inquietantes de Nicolai hacían aún más desagradable, aunque la madre y los dos hijos se mostraran amables todo el tiempo y con deseos fingidos de complacerle.

Le asignaron la cama del medio en un cuarto donde había tres.
¡Lo que faltaba!
Nicolai se acostó y se giró contra la pared, de espaldas a los otros dos. En seguida, comenzó a roncar suavemente. Rouslan permaneció mucho rato sentado en su cama, mirando a Miguel con expresión indecisa, mientras que éste, con los ojos entrecerrados, trataba de que no advirtiera que le estaba observando. Pasados los primeros cinco minutos de ronquidos de Nicolai, Rouslan trató de introducirse bajo la manta de Miguel.
-No, Rouslan -dijo.
-¿Por qué?
-No -repitió Miguel y le empujó fuera de la cama.
Rouslan no insistió, como si hubiera cumplimentado un trámite y ello le eximiera de cualquier compromiso de corresponderle y recompensarle por el viaje.
Como no conseguía dormir aunque permaneciera con los ojos cerrados fingiendo hacerlo, Miguel notó unos minutos más tarde que Rouslan se vestía y salía de la habitación. Según imaginaba, iría a rondar la ventana de su amor como un alma en pena. Le imaginaba confuso y doliente, ahora liberado de algunos frenos tras su experiencia española, solicitando a su amigo que le correspondiera sin conseguirlo, sometiéndose los dos a las severas reglas de hipocresía de una población pequeña donde tenían que cuidar las apariencias. Aunque tal vez fuera posible que hubieran acordado para esa noche un encuentro culpable en un bar o en el propio gimnasio.
Había aroma de rosas a pesar de la salida de Rouslan. Flotaba en el ambiente sin ser rancio; se trataba de un perfume fresco, crudo, salvaje, un olor que también abarcaba el de la naturaleza saludable de los dos hermanos.
Pocos segundos después de abandonar Rouslan la habitación, por estar vuelto de espaldas Miguel sintió demasiado tarde que Nicolai entraba en su cama.
-Se ha ido otra vez a hablar con Serguei -murmuró.
-¿Qué estás haciendo, Nicolai?
-Las noches son muy frías en Karlovo y aquí no tenemos aquellos aparatos que tenéis en España. No quiero que pases frío.
-Por favor -rogó Miguel.
-Por favor -repuso Nicolai-. Llevo toda la tarde deseando hacer esto. Abrazarte y besarte.
-No comprendo.
-No te he pedido que vinieras a Bulgaria por mi hermano. Tu voz me gustaba mucho y quise conocerte desde que hablé contigo la primera vez. Bueno, en realidad, en cuanto leí la carta que le escribiste a mi hermano quise conocerte. Esta tarde, cuando te he visto por fin, resultó que eres mucho más y muchísimo mejor de lo que esperaba. ¡Muchísimo más! Eres lo que sueño. Sabía que no tenías nada que hacer con Rouslan y quería que lo comprobases por ti mismo. ¿No te gusto?
-No se trata de eso, Nicolai... ¿no estabas casado?
-Sí, pero... Verás, Miguel. Viví tres años con un hombre en España. Él fue quien me dio trabajo en el hotel de Santa Cristina de Aro. Volví a mi país cuando consideré que había llegado la hora creyendo que aquel hombre no me importaba nada, pero resultó que aquí lo echaba muchísimo de menos. Me costó dos años comprender que me siento mejor con un hombre que con una mujer; es menos complicado y el placer es superior. Cuando traté de volver con mi español, resultó que él ya tenía pareja y se burló de mí. No creerás lo mal que lo pasé... hasta que hablé contigo por teléfono. Tu voz me hacía soñar y ahora... ya no tengo que imaginarte, porque la realidad es mejor. Yo... Miguel, yo... te quiero mucho, mucho. Te lo juro por la cabeza de mi madre.
La sorpresa enmudecía a Miguel, que sintió avanzar a Nicolai a través de una ensoñación que no tenía el arrebato demente y contorsionista del sexo con Rouslan, sino la placentera y confiada paz de lo definitivo. Con suavidad, sin apremio, con una ternura que contrastaba con su poderío físico, Nicolai lo convirtió en ícono para adorarlo, en rosa para embriagarse e hizo de su boca un manantial de licor del que no se sació en toda la noche. Sin llegar a perder la conciencia y el tino como le ocurría con Rouslan, Miguel creyó que la piel de Nicolai era lava que no abrasaba, una extensión de seda blanca donde naufragar para siempre. La lanza que lo atravesaba era un dardo inmenso disparado por Eros desde la cumbre del Olimpo, un dardo que no laceraba ni hería, un obelisco de terciopelo donde se concentraba la calidez de todas las caricias de la historia. Los hilos de oro que surcaban el pecho y el vientre de Nicolai eran un campo de trigo maduro para fabricar pan con que alimentarse para la eternidad. El sudor destilado por la piel tersa, dura y blanca como kefir, era el agua y el vino que desterrarían la sed de sus labios por los siglos de los siglos.
Cuando Rouslan volvió de rondar su penitente amor noctámbulo, sonrió tristemente al encontrarles entrelazados e incapaces de separar los labios.


Rouslan les acompañó a Plovdiv, para llevar el coche de vuelta a Karlovo; se despidió dando un tembloroso y triste apretón de manos a su hermano. A continuación, abrazó frontalmente a Miguel, forzando descaradamente la pelvis para hacerle sentir una media erección, y le dio un beso en los labios, el primero desde el día que entrara a pedir ayuda en la ONG, un beso ácido mientras las lágrimas brotaban de los ojos de Rouslan y humedecían las mejillas de Miguel, al tiempo que le murmuraba al oído:
-Llévame contigo a Madrid, por favor.
Nicolai tenía la mirada fija en los ojos de Miguel; era una mirada aguda, suspicaz, evaluadora. Sonrió muy suavemente, como si tuviera miedo de inspirarle alguna clase indeseada de emoción, y movió la cabeza arriba y abajo. En España hubiera sido una afirmación, pero ahora sabía ya Miguel que le estaba rogando que no hiciera caso de lo que Rouslan le decía.
Luego de un trámite engorroso y muy complicado en la embajada de España en Sofia, que obligó a Miguel a solicitar por teléfono la influencia intercesora del famoso director de su programa de radio, realizó con Nicolai el proyectado viaje a Budapest, Praga y Viena, con destino final en Madrid.


domingo, 1 de julio de 2012

TODAVÍA NO HE CONSEGUIDO TERMINAR EL CUARTO CUENTO DE MI BIOGRAFÍA.

TODAVÍA NO HE CONSEGUIDO TERMINAR EL CUARTO CUENTO DE MI BIOGRAFÍA.

Titulado “Pepe”, será el último que tenga lugar en Buenos Aires.


subido

RELATOS DE MI BIOGRAFÍA, por Luis Melero.

HUIDA A BUENOS AIRES

Caminaba por la calle Navas de Tolosa con la mano en la mejilla, como si así pudiera aliviarme el dolor. Que me quitaran una muela era para mí casi tan doloroso como si me hubieran extirpado un dedo. Había vuelto de Milán a Barcelona con ese único fin, porque no me fiaba de los dentistas italianos, demasiado torpes, gesticuladores y habladores, como para recordar el refrán: “Habla más que un sacamuelas”.
-Hombre, Luis, es un milagro que te encuentre…
Llevaba unos seis meses sin ver a mi amigo Quadranch, el “gris”, que era como llamábamos entonces a los policías nacionales. Casi nunca habíamos hablado más que para discutir sobre Málaga y Barcelona y sus respectivas Barceloneta y Malagueta, nombres cuya similitud semántica no conseguía explicarme.
-Vaya, Jorge, me alegro de verte.
-Te he dicho unas tres mil setecientas veces que me llamo Jordi…
-Vale, como tú quieras.
-¿Cuándo has vuelto de Milán?
-Anteayer, para ir al dentista.
-¡Qué lujos!
-Déjate de bromas. Se trata sólo de miedo. Recién llegado a Milán, tuvieron que sacarme una muela y me hicieron una carnicería…
-¿Dónde vas?
-A ninguna parte. Sólo paseo.
-Voy a cambiarme de ropa. Ven conmigo, que quiero hablar contigo.
Como Jordi Quadranch vivía en calle Viñals, en la casa de al lado de mis tíos, desanduve el camino a su lado. Tardó sólo unos seis minutos en cambiarse de ropa. Sin el uniforme, parecía casi tan joven como yo, aunque era cinco años mayor.
-Vamos –me dijo como si fuera una orden, según su costumbre.

-¿Qué has estado haciendo en Milán? –me preguntó Jordi bajo la sombra del Hospital de San Pau.
Él conocía de sobra mis proyectos cuando me marché a Milán, así que la pregunta me extrañó.
-¿Qué quieres decir?
-¿Te has hecho notar en contra de España?
Su tono me produjo frío. Aunque Jordi se había comportado conmigo siempre como un igual muy amistoso e íntimo, no dejaba de ser un policía “del régimen” y su expresión en ese momento era lóbrega. Hice memoria. Los días que pasé en Milán veía muchos anuncios de manifestaciones contra Franco y había pasado junto a algunas, sin llegar nunca a participar de verdad. No conseguí identificar algún recuerdo “sospechoso”.
-¿Cómo voy a hacerme notar? En una excursión a Florencia perdí la mitad de mi dinero, que todavía no había ingresado en un banco. He tenido que hacer cabriolas para seguir adelante con mis proyectos. Soy casi un chaval, sin dinero ni relaciones, ni influencias. ¿Qué podría significar yo políticamente?
-¿Has quemado banderas de España?
Sentí un estremecimiento.
De repente, la escena de la plaza del Duomo me vino a la mente tan vívida como el día que ocurrió.